jueves, 29 de julio de 2010

El fantasma de Andresito

Son muchos los testimonios de sucesos extraños en la delegación de hacienda de Vitoria, e incluso en los edificios que la rodean. Psicofonías grabadas en la segunda planta del edificio, de madrugada, donde claramente se escuchan los sonidos típicos de la algarabía de un recreo de un colegio. Niños jugando y cantando canciones. Supuestas grabaciones de video donde se ve la figura de un niño ataviada con una especia de túnica. Vecinos que afirman escuchar risas de niños en la oscuridad la noche. Cosas que cambian de lugar, muebles que se mueven y que se encuentran tumbados sin que nadie haya accedido a esas salas. Manchas y figuras extrañas que aparecen en lámparas y en distintos lugares.
Un edificio conflictivo en sí mismo. Incluso por problemas con los guardias de seguridad, que no querían hacerse cargo de este lugar, se optó por eliminar la vigilancia humana y dar paso a la tecnología. Un caso todavía sin resolver que probablemente, todavía dé muchísimo que hablar.

Las apariciones del fantasma de “Andresito” nos lleva al corazón de Gasteiz, a la delegación estatal de Hacienda situada en la calle Olaguíbel. Según numerosos testigos, en este edificio mora el espíritu de un niño conocido como Andresito. En 1991, un periódico local dio cuenta de las primeras “apariciones en Hacienda”, hecho que, tal y como recuerda Enrique, fue motivo de bromas entre los vecinos de la capital alavesa.
“En aquella época había un grupo de vigilantes jurados que inspeccionaba el edificio por las noches y sus rondas dieron lugar a muchos testimonios”, asegura. Los hubo sencillos, en los que una puerta supuestamente cerrada aparecía abierta o una lámpara en teoría apagada quedaba finalmente encendida. Aquello se achacó a despistes y a la impresión que los techos altos, las amplias estancias en penumbra y el ambiente un tanto tétrico del lugar producen de noche, pero los sucesos continuaron.
Una noche de 1994, uno de los vigilantes que se encontraba en el puesto de control vio pasar a dos figuras bajando por las escaleras. Un hombre de edad avanzada y un niño, ambos cogidos de la mano. Después de darles el alto y explicarles que no podían permanecer en el edificio de madrugada, el vigilante optó por dirigirse a la vecina comisaría en busca de ayuda, ya que los intrusos no le respondían ni prestaban la menor atención. De vuelta, agentes y vigilante registraron el recinto sin encontrar rastro alguno del abuelo o del nieto. Según el testimonio del guarda, era materialmente imposible que hubiesen abandonado el lugar, cerrado a cal y canto, sin que nadie se hubiera dado cuenta. La leyenda urbana concluye asegurando que los responsables de la Hacienda estatal decidieron instalar videovigilancia para eludir este tipo de incidentes.
La imagen del niño volvió a materializarse en numerosas ocasiones tanto en corredores como en habitaciones o despachos. Lo extraño es que muchos funcionarios aseguraban haberlo visto pero nadie era capaz de aportar datos sobre sus rasgos físicos o indumentaria. Nada que permitiera identificarlo o ubicarlo en una época concreta. Para no alarmar a quienes se acercaban al edificio, los trabajadores renunciaron a hablar de “el fantasma” y bautizaron al supuesto espectro con el nombre de Andresito. Tal fue el éxito del apelativo que el inmueble pasó a denominarse, en la jerga del funcionariado, como “el edificio de Andresito”.
La historia olvidada de este edificio explica que sus cimientos se alzan sobre el antiguo convento de San Francisco, fundado en 1200. Por una serie de circunstancias de orden urbanístico que nadie acierta a explicar, fue demolido en los años 30. Tras 20 años de abandono, el solar fue finalmente aprovechado en los 60 para edificar la actual delegación estatal de Hacienda y su construcción dio origen a esta serie de fenómenos extraños. El único resto del antiguo convento es un arco de piedra que aún se conserva dentro del patio de manzana que da a la parte trasera de la delegación. Varios vecinos de esta manzana aseguran haber oído por las ventanas que dan a este patio común a un niño reír y correr de madrugada. En los terrenos del antiguo convento reposaban los restos de ilustres gasteiztarras como Olaguíbel o Landazuri y, en la Edad Media, un cardenal que se encontraba de visita por Álava fue nombrado Papa la noche que pernoctó en este lugar.

Les dejo el programa de cuarto milenio que trata este tema.




miércoles, 28 de julio de 2010

La tóxica labor de reciclar un viejo móvil


En Occidente, los ordenadores cada vez envejecen antes. Renovamos móviles, televisores o frigoríficos antes de que acaben su vida útil. Miles de estos aparatos llegan cada mañana, hacinados en viejas carretas, a una zona conocida como Sodoma y Gomorra en Accra, la capital de Ghana. Allí, miles de trabajadores descuartizan a golpe de martillo desde motores de grandes máquinas a ordenadores o impresoras, en busca de pequeñas piezas de metal que puedan vender. Sobre los techos de las barracas contiguas al basurero planea un humo negro, una nube densa y caliente que el viento arrastra al interior del barrio. La dirección del humo apunta a los lugares donde se queman las venas y las tripas de ordenadores, televisores y otros aparatos electrónicos en busca de metales como cobre y aluminio. Entre el humo se distinguen las siluetas de los trabajadores, menores de edad en su gran mayoría, que dirigen la combustión. Los niños usan imanes para recoger las pequeñas partículas de metal sobre un suelo negro lleno de cenizas. Conseguir los restos de metal sueltos tras la quema es la labor más baja en el proceso de reciclaje.

Un trabajo que se hace sin medida de protección alguna, lo cual lleva a estos pequeños trabajadores a absorber diariamente más de 60 sustancias tóxicas para sus pulmones. Rashid no sabe nada de ordenadores y en su vida había visto uno antes de llegar al basurero. Pero lo que sí conoce bien es la quema de estos aparatos y ya se ha acostumbrado a inhalar el humo. “Para hacer el fuego utilizamos plásticos y esponjas sintéticas, y luego echamos los cables y las placas”. Rashid y los demás menores no conocen las repercusiones en su salud a largo plazo y trabajan a pelo. Nadie se ha acercado al basurero a explicarles los peligros de la labor que hacen. Él es uno de tantos jóvenes llegados a Accra, con el único sueño de conseguir una vida mejor, desde el norte de Ghana, una región sumida en conflictos tribales. Un día se subió a un autobús y viajó a la capital en busca del basurero. “Veníamos porque sabíamos que había trabajo. Al principio fue muy duro vivir aquí sin nada que hacer, hasta que encontré trabajo quemando carcasas de ordenadores”.

Su trabajo consiste en llevar los componentes de los ordenadores a las hogueras para obtener metales libres de su envoltura plástica y devolverlos al proveedor. Por este trabajo gana tres cedis al día, alrededor de 1,5 euros. Todavía se encuentra en el escalafón más bajo de un trabajo muy jerarquizado en el que la experiencia familiar puede asegurar un puesto en algunos de los peldaños superiores de la cadena. El objetivo de trabajadores como Rashid es subir otro escalón y pasar a desmontar ordenadores a martillazos separando las piezas. Con ello conseguiría librarse del humo y del calor de los fuegos. Con suerte podría llegar a trabajar en las básculas, uno de los puestos más altos. Allí es donde se pesan los metales y hay más posibilidades de negocio.

A miles de kilómetros de distancia, en la inmensa ciudad de Karachi (Pakistán), el río Lyari delimita uno de los barrios más peligrosos de la ciudad. Bajo el control de las mafias locales, el barrio alberga algunos de los basureros donde se procesa la basura electrónica llegada de Europa, Dubai o Singapur. Los cientos de pequeños talleres que se encuentran allí crean una industria de pequeñas fábricas donde se reciclan las piezas de un sinfín de aparatos electrónicos. Éstas son metódicamente separadas por diferentes trabajadores de la basura. Se calcula que el 70_ de la basura electrónica del mundo desarrollado va a parar a los basureros electrónicos de Asia.

La atmósfera de trabajo en los basureros de Ghana o Pakistán es muy parecida. La pobreza en la que está sumida una gran mayoría de la población en estos países obliga a muchas familias, incluidos los hijos en edades muy tempranas, a vivir cerca de los basureros para recoger metales y venderlos después. Mohamed Khan sólo tiene ocho años y junto a su hermano mayor Hafi Ula, de 14, quema y recoge la chatarra de ordenadores, TV, ventiladores, e incluso instrumentos musicales electrónicos que ya no sonarán más. Son refugiados afganos sin futuro en Pakistán, que encuentran en los basureros su única forma de supervivencia. “Sabemos que el humo es peligroso pero necesitamos trabajar en algo”, dicen. No pierden la esperanza de un futuro mejor: “Me gustaría llegar a ser mecánico”, sueña el pequeño Mohamed.

En Karachi también se trabaja desde primera hora de la mañana en el reciclaje de los aparatos electrónicos. Aquí, unas 20.000 personas trabajan en la industria que genera la basura electrónica. De ellas, casi la mitad son menores de 18 años. Mientras el grado de analfabetismo en Pakistán llega a alcanzar al 60_ de los jóvenes, muchos ordenadores llegan al puerto de Karachi camuflados como ayuda al desarrollo del país. Sin embargo, esos ordenadores son comprados casi “al peso” por clientes locales que después venden la mercancía como mayoristas a pequeños talleres. Algunos trabajadores pasan hasta 16 horas diarias despiezando computadoras o grandes aparatos electrónicos. El sueldo medio ronda los tres dólares diarios. Además de los irreparables daños en las personas, los materiales que se acumulan en el suelo y en el río Lyari acaban por contaminar también el mar de Arabia. Los ricos acuíferos de la desembocadura han quedado completamente destruidos.

Mientras tanto, en el inmenso puerto de Karachi miles de contenedores desembarcan cargados de basura electrónica. Algunos estudios de Greenpeace aseguran que entre los materiales tóxicos contenidos en el e-waste, el término anglosajón que define la basura electrónica, se encuentran el plomo, el cadmio y el antimonio. A la insalubridad de estos trabajos se suman otras precariedades. Al caer la noche, Mohamed regresa a su casa, un cubículo de tres metros cuadrados que comparte con seis personas más, cerca del basurero. “Aquí la vida además de dura es peligrosa: la policía viene a veces y nos roba o amenaza con prohibirnos trabajar si no les damos dinero”.

En Ghana, cada ordenador se compra a uno o dos dólares según sale del puerto, independientemente de si funciona o no. Según Mike Anane, activista medio ambiental de Ghana, sólo el 10_ del material electrónico recibido está en condiciones de funcionamiento y se cataloga como “no chatarra”. Cuando los ordenadores son desechados como chatarra, llegan al basurero de Sodoma y después se desmontan para buscar los componentes que pueden revenderse. “Un disco duro sano sale del desguace por un valor de unos cinco dólares”, informa uno de los trabajadores. Mike Anane explica que se han dado casos de discos duros que han llegado con información empresarial de la que fácilmente se puede rastrear su procedencia.

No es difícil encontrar un cíber café en Accra. Allí se utilizan ordenadores importados que los dueños de los cíber compran a los mayoristas. Comprar un viejo Pentium II no es caro y por unos 150 dólares se puede obtener uno revisado y hasta con un mes de garantía. Casi todas las tiendas son, en realidad, talleres donde jóvenes con conocimientos en informática verifican y reparan algunos de los aparatos que llegan por mar. Los contenedores procedentes de Hamburgo son los preferidos por los mayoristas, ya que la normativa alemana es más rigurosa con el material de segunda mano que se envía a terceros países. En cambio, en los contenedores ingleses hay mucha más basura electrónica.

Los trabajadores que reciclan basura electrónica en Ghana están de acuerdo en que este negocio es bueno para el país. Sin embargo, John Pwamang, funcionario del Ministerio del Medio Ambiente, no duda en llamar a la responsabilidad de los países donantes: “No tenemos los medios suficientes para reciclar y eliminar de manera segura las sustancias contaminantes que genera la basura electrónica, contaminando nuestro medio y a miles de personas. Está muy bien que envíen ordenadores de segunda mano, pero también necesitamos que funcionen”.

martes, 27 de julio de 2010

El Mito del Lobizón


Es de origen europeo-francés (lobis-homen) muy difundido y arraigado entre nosotros, según el cual el séptimo hijo varón seguido y de un mismo matrimonio o concubinato o del mismo padre con la misma madre, se transforma en un animal parecido al perro o chancho todos los viernes a la media noche, para andar por los cementerios, revolcarse en los corrales y gallineros comiendo restos y excrementos.

Su pelaje varía entre bayo y negro, teniendo dos grandes orejas que le tapan la cara y produce un extraño ruido con las mismas que atemoriza a los perros.

Si algún humano lo hiere, cesa el maleficio y se redime, pero una vez ocurrido esto, tratará de exterminar para siempre a quien lo haya herido.

Al hombre se lo reconoce por su palidez, olor desagradable, flaco, alto, huesudo, sufre del estómago por las inmundicias que come los viernes y es por eso que los sábados no se levanta, debe guardar cama.

Para librar al niño que nace séptimo hijo varón de su metamorfosis de Lobisón, se le debe bautizar con el nombre de Benito, apadrinándolo el hermano mayor, aunque lo recomendable es que lo haga el Presidente de la Nación, o un representante legal, generalmente el Intendente del lugar, quien hace entrega de una medalla de oro en el acto bautismal.

De igual modo, si la séptima hija es seguida, resultará bruja, con todos los atributos que ello implica, quedando generalmente soltera. Rigen las mismas leyes para el bautismo.

En el Departamento de Esquina existen varias Medallas Presidenciales de Oro entregadas oportunamente por algún Comisario, Intendente o Diputado.

Testimonio oral y de la zona: Se cuenta en la comarca que cierta vez un corajudo en la certeza de estar frente a uno de ellos, le pegó con la sotera de su rebenque por la espalda, apareciendo con un dolor y una marca en ésa parte del cuerpo un conocido maestro del lugar, corroborándose tal suposición días después al bañarse en el arroyo y descubrirse las huellas del talerazo.

Se dice y es creencia firme: En todas parte aparecen éstas bestias, aunque hoy en la región no exista nadie, aparentemente.

Otro testimonio: Relata el Tío Rubio Ruggeri ( Policía jubilado) que en la década del 1960, ejercía el cargo de Comisario Rural, o Meritorio de Sección, ( en Libertador) una persona de nombre Raúl Bordón, ya de bastantes años y sumamente mentirosa en momentos de informalidad, y cuando en nocturna rueda de mate o guaripola se tocaba el tema Lobisón, solía decir: “... yo tengo varios de éstos bichos y los crío..., ahora tengo al cuidado una lobizona ya grande preñada, así es que pronto tendré varios lobi-zoncitos...”

lunes, 26 de julio de 2010

Un extraño objeto volador sobre el aeropuerto de Xiaoshan, en China

Un extraño objeto volador emitiendo una cortina de luz cerró el aeropuerto de Xiaoshan, en China; las imágenes muestran que se trata de tecnología desconocida, al menos oficialmente.


En uno de lo más controversiales avistamientos del año, hace un par de días un OVNI provocó un leve caos aéreo en el aeropuerto de Xiaoshan, en Zhejiang, capital de la provincia de Hanzhou, al sureste de China. Ante este caos las autoridades pospusieron algunos vuelos.


Una fuente, cuyo nombre no fue revelado, aseguró al diario Daily China que los agentes de inteligencia de ese país ya habían averiguado de que se trataba el misterioso objeto y al parecer esta relacionado con algunos secretos militares. La prensa local espera una explicación oficial por parte de las autoridades.

Estas imágenes publicadas por UFO Blogger, muestran que difícilmente se trata de un avión comercial o militar conocido, globo, satélite o algunos de los otros objetos que generalmente se confunden por OVNIs.

Al mismo tiempo se han mezclado unas imágenes de un extraño arco eléctrico observado en Kazajistán, como si fuera el mismo objeto. Esto probablemente obedece a la vieja táctica de desinformación para confundir u ocultar algún tipo de experimento (algunos señalan Blue Beam).

viernes, 23 de julio de 2010

Las Pirámides Bosnias


La colina de Visocica, en la población de Visoko, en Bosnia-Herzegovina, al noroeste de Sarajevo, se convirtió en foco de atención internacional en octubre de 2005 después de afirmaciones de que ésta era en realidad una pirámide hecha por el hombre.


El investigador bosnio Semir Osmanagic afirma que se trata de construcciones artificiales hechas por el hombre, acertando en lo primero pero errando en lo segundo, porque quienes las erigieron no fueron los terrestres sino los extraterrestres…

Las pirámides de Egipto eran simplemente máquinas teletransportadoras, y fueron construidas por extraterrestres de Orión 3 hace aproximadamente 10.000 años. La Esfinge, por otra parte, no tenía ninguna connotación esotérica, sino simplemente el mismo significado baladí que nuestros obeslicos…

Los constructores de las pirámides de Bosnia fueron extraterrestres provenientes de Bellatrix, los mismos que intervinieron en el ataque al Pentágono, sustituyendo el avión que iba a estrellarse allí por un misil electrónico. Datan de aproximadamente diez siglos, es decir que son muy posteriores a las pirámides de Egipto. Esta misma raza construyó en la misma época otras pirámides a la altura de Perú, pero del otro lado de la cordillera de los Andes, y son más nuevas que las Mayas, las Incas y las Aztecas.
DONDE HAY PIRÁMIDES…
La sospecha de que la colina Visocica, en la población de Visoko, en Bosnia-Herzegovina, al noroeste de Sarajevo, era una construcción artificial provino de un investigador bosnio llamado Semir Osmanagic, que sin ser arqueólogo hace sus veces
Sus sospechas están bien fundadas en el sentido de que no son naturales, pero se equivoca fieramente cuando trata de atribuírselas a los terrícolas, como sucede siempre que hay miopía intelectual tipo Carl Sagan, con todo respeto, por supuesto...



Las pirámides, no importa en qué lugar de la Tierra hayan sido construidas, eran enormes máquinas teletransportadoras, por supuesto desactivadas y también por supuesto construidas por extraterrestres, porque para erigirlas se necesita el conocimiento tecnológico de cómo pergeñar máquinas antigravitatorias que permitan levantar grandes pesos como si fueran leves plumas, algo que los seres humanos aún no poseemos.

Su construcción data de aproximadamente el año mil, es decir nueve mil años posteriores a las pirámides de Egipto, que datan de hace diez mil años.


Los extraterrestres, lamentablemente, tienen la manía de “levantar campamento” sin dejar rastros de su presencia, especialmente llevándose la maquinaria teletransportadora y dejándonos sólo la carcaza de piedra, como para volver locos a los inefables investigadores, que todo lo tratan de resolver con la mentalidad del pez, es decir, sin tener en cuenta al gato… Realmente, a veces, cuando leo las conclusiones de los científicos que tratan de explicar todo sin siquiera poner en el tapete la remota posibilidad de que podría tratarse de una intervención alienígena, me vienen una ganas enormes de pasarme de bando, dejando de lado al Absoluto y adoptando a Jehová como Dios, que seguramente vería con enorme beneplácito que salga con un martillo a golpear esas cabezas de alcornoque…

jueves, 22 de julio de 2010

El Roswell Brasileño: El caso Colares

La Tragedia de la Isla Colares

La Isla Colares se encuentra en la desembocadura del Amazonas, en lo que se conoce como el “delta del Amazonas”, en el estado Brasileño de Pará. Allí, la cosa se puso verdaderamente fea en el año 1977. Ocurrió que los habitantes comenzaron a reportar una abundante cantidad de avistamientos OVNI de variados tipos, luces esféricas, cilindros, platillos, conos, etc.

Pero el asunto no se detuvo allí. En muchos casos los aterrorizados nativos relataban que los objetos luminosos se aparecían de la nada y les lanzaban una especie de rayo luminoso, el que de acuerdo a los testigos, les daba la sensación de que su sangre estaba siendo succionada. De esta manera, las personas denominaron “chupa-chupa” a este desagradable fenómeno.

Los habitantes reportaban además que eran continuamente fastidiados o seguidos por estas luces, las cuales no los dejaban tranquilos en ninguna parte, ni dentro de sus casas, ni en la iglesia del pueblo, que era el lugar al cual los parroquianos huían creyendo que iban a encontrar seguridad, pero no la encontraban.

La Dra. Wellaide Carvalho




Una de las personas que le tocó vivir la tragedia en carne propia fue la en aquel entonces joven médica brasileña Wellaide Cecim Carvalho, quien se dedicó a atender a los numerosos pacientes que llegaban con quemaduras en su cuello o pecho, principalmente en el cuello. La Dra. Wellaide recuerda haber atendido a unos 35 o 40 pacientes.
De acuerdo a la médica, los pacientes presentaban sensación de debilidad al punto de que les resultaba difícil caminar. Los pacientes además presentaban quemaduras con necrosis tan solo minutos después de haber sufrido un ataque por un OVNI, siendo que la necrosis en quemaduras normales se produce unas 96 horas después de efectuada la quemadura. Además de las quemaduras, las víctimas presentan unos pequeños agujerillos en los sectores quemados. Asimismo, los hemogramas de los pacientes mostraban que éstos tenían una fuerte disminución de los eritrocitos y hemoglobina, es decir, anemia.

Wellaide también relató un avistamiento que tuvo ella, de un objeto metálico en forma de cono truncado que se paseó por el centro del pueblo a muy baja altura un día a eso de las 5 de la tarde. Recuerda además la Dra. Wellaide que dentro del aparato volador, podía verse un ser pequeño, de una estatura de 1.2 a 1.3 metros.

De acuerdo a la Dra. Welaide, dos de los pacientes que ella atendió murieron por causa de estos ataques. La Dra. recuerda que cuando recibió los certificados de defunción de ambos, estos decían que la causa de muerte era desconocida. Ambos presentaban quemaduras y agujeros característicos de los ataques OVNI.

Lo que ocurrió después es que la Fuerza Aérea, presionada ante la dramática situación que se estaba viviendo en Colares, se vio obligada a enviar, dentro de las actividades de la “Operación Plato” a un grupo de militares a investigar que estaba sucediendo en Colares y sus alrededores. Sin embargo, los militares llegaron 90 días después del clímax de la tragedia, cuando Colares ya había sido abandonado por casi todos sus asustados habitantes.

La Operación Plato

Desde el punto de vista oficial, en mayo del 2004, se realizó una reunión entre varios generales de alto rango de la Fuerza Aérea Brasileña con varios ufólogos brasileños liderados por Ademar Gevaerd. Los militares hicieron entrega de algunos archivos recopilados durante el transcurso de la “Operación Plato”, para disposición y análisis de los ufólogos. De acuerdo con los documentos liberados, en 1977 los militares tomaron fotos de los OVNIs, entrevistaron a testigos de OVNIs y presenciaron OVNIs personalmente, logrando hacer dibujos de los OVNIs y de sus trayectorias.

Algunas trayectorias circulares y rectas dibujadas por el personal militar de la Operación Plato.


Algunas trayectorias rectas radiales dibujadas por el personal militar de la Operación Plato.


El comandante del grupo de estudio era un militar, que de acuerdo con Gevaerd, era inicialmente escéptico, y pretendía desmitificar el asunto y explicarlo de manera prosaica. Sin embargo, con el transcurrir de las semanas su opinión fue cambiando hasta darse cuenta de que algo grave estaba ocurriendo en el lugar. El nombre de este militar era Uyrange Hollanda Lima.
Uyrange Hollanda Lima, en 1997, solamente poco tiempo antes de suicidarse. Algunos sospechan que lo "suicidaron"



De acuerdo a una entrevista realizada a Hollanda por la Revista de Ufología Brasileña, los lugareños frecuentemente les disparaban a los OVNIs. En palabras de Hollanda: “Siempre les decíamos: no les disparen, no les disparen. Una vez, una fuerte luz había sido apuntada a un carpintero. El hombre tenía unos 50 o 60 años. Tomó su rifle y le disparó al platillo volador. La luz lo rodeó, y el cayó al suelo, casi paralizado. Durante 15 días el carpintero apenas se pudo mover. Podía hablar y escuchar pero le resultaba difícil moverse”.

De acuerdo con Gevaerd, los últimos relatos de Hollanda consistieron en decir que él, junto con un compañero, había tenido un fugaz contacto con uno de los tripulantes de los OVNIs. Según relató, el tripulante bajó del OVNI, y se puso delante de los dos militares, los miró en silencio a los ojos, y luego retornó a su nave aérea. Hollanda menciona que cuando hizo el reporte militar acerca de este contacto con el ser humanoide, la Fuerza Aérea Brasileña, dio por terminada inmediatamente la Operación Plato, y se guardó los archivos de la operación (estos sucesos relatados por Hollanda obviamente NO aparecen en los archivos liberados en el 2004). Al parecer tales declaraciones de Hollanda le significaron una campaña de descrédito, lo cual no me sorprende demasiado. De hecho, la misma Dra. Wellaide relata haber recibido presiones por parte de los militares:

“Fui obligada por la Fuerza Aérea Brasileña a convencer a los lugareños de que las luces que los atacaban eran alucinaciones colectivas y que lo que ellos habían visto no había ocurrido nunca”, relata Wellaide. A pesar de todas las presiones, la Dr. Wellaide no cedió a las presiones de los militares.

Investigadores

El incidente fue inicialmente estudiado por el ufólogo y filósofo brasileño Daniel Rebisso Giese, quien hizo un reporte sobre los incidentes. En 1988, el ufólogo y científico francés Jacques Vallee viajó a Brasil a investigar las historias de personas que habían sido heridas por OVNIs y otras historias de la ufología brasileña. Vallee se entrevistó con varias personas incluida la Dra. Wellaide Carvalho. Sus conclusiones sobre lo investigado en Brasil fueron que este tipo de incidentes no eran poco comunes y que merecían un estudio científico. Otro investigador fuertemente interesado, además del ya mencionado Gevaerd, fue el norteamericano Bob Pratt.
Daniel Rebisso Giese, primer investigador de los incidentes de Colares

Dr. Jacques Vallee, estudió el tema en el año 1988.

El periodista Bob Pratt, investigador de este tema


Conclusiones

El caso de la Isla Colares parece representar un golpe las hipótesis “psicosociales”, las cuales usualmente tienden a descartar los relatos OVNI demasiado extraordinarios, pre-adjudicándoles una contaminación mediática que, según ellos, distorsionaría los relatos hasta el punto de hacerlos parecer enigmáticos. En este caso, es bastante difícil la ocurrencia de una contaminación mediática en el año 1977 en medio de una población aislada del mundo occidental, además de que la cantidad de evidencias de daño fisiológico asociado a los testimonios apoyaría los testimonios de avistamientos OVNI en la misma zona y en el mismo periodo de tiempo. Si a esto sumamos la preocupación militar o gubernamental por investigar y ocultar los hechos, pues entonces tenemos un caso formidable que incluye evidencias físicas y múltiples testigos.

Los físicos de partículas, fisicos cuanticos, y otros estudiosos de la fisica ultra-moderna, usualmente prueban sus hipótesis controversiales en condiciones extremas, donde las leyes de la física no son las de la vida cotidiana, por ejemplo, dentro de grandes aceleradores de partículas, en donde las partículas son sometidas a choques a altísimas velocidades, que intentan emular las condiciones extremas existentes en un agujero negro, o en el principio mismo del universo, el momento posterior al Big-Bang. Es en estas condiciones extremas, en donde las hipótesis o teorías controversiales, son finalmente confirmadas o bien muerden el polvo.

En el ámbito de la ufología, al parecer, los incidentes de la Isla Colares son un sector de condiciones extremas, es decir, donde hay un contexto social de alta pobreza y aislamiento de la sociedad occidental, en donde además hay una situación límite y reiterativa, es decir muchos OVNIs causando daño fisiológico a muchas personas, y por otra parte, intervención militar oficialmente confirmada. Se trata de una situación ufológica extrema, en donde la hipótesis psicosocial cae estrepitósamente.

Mi opinión es que la ufología del Amazonas parece apuntar a que la solución del verdadero enigma OVNI es precisamente la explicación extraterrestre, descartando otras hipótesis explicativas.

La historia OVNI de la zona Amazónica es bastante más amplia de lo que se relata en la presente entrada blogística, el lector interesado encontrará muchos ribetes adicionales si estudia en mayor detalle esta parte de la historia de la ufología.



miércoles, 21 de julio de 2010

Cosmonautas de Tassili


El arte rupestre de Tassili, es uno de los enigmas más reveladores de la presencia extraterrestre en la Pre-Historia. Finalmente, ¿cómo el hombre antiguo habría conseguido registrar aquello que no conocía?


En la parte sur de Argelia, donde las arenas del Sahara devoran todo lo que se mueve y el Sol arde a 53º, están las cavernas de Tassili. Según los especialistas, en el Tassili está “la más importante colección de arte rupestre conocida”. Son millares y millares de pinturas, que representan apenas un 20_ del total, la gran mayoría de ellas destruidas por la erosión.


Estas pinturas datan de 10 a 15 mil años de edad. En esa época, en tanto todas las otras cavernas eran pintadas con apenas un color, los artistas de Tassili usaban varias tonalidades. La gran mayoría de las escenas retratadas son de animales: jirafas, avestruces, elefantes, bueyes, yacarés y hasta hipopótamos, lo que prueba que antaño aquella región del Sahara estuvo llena de vida. Tassili quiere decir “plataforma de los ríos”.


Aún en esta época, pueblos nómades del Africa perciben que tales cavernas ofrecen óptimas posibilidades de instalación, un buen aislamiento térmico. Ríos cercanos no faltaban. La selva, con todos sus animales y plantas, estaban inmediatamente abajo, alrededor de la plataforma. Las pinturas retratan, por orden de edad, las diversas ocupaciones de sus habitantes: caza y pesca (7.000 a. C.), bovinos (4.000 a. C.), caballos (1.700 a. C.).


Los pueblos del Tassili dejaron dos grandes misterios para la posteridad: el primero es que no existe ninguna sepultura en toda la región, y el segundo son los extraños seres con casco pintados en las cavernas.
En ese punto, se debe esclarecer que los artistas de la Pre-Historia eran, ante todo, “realistas”. Movidos por un impulso creador, ellos retrataban en sus cavernas escenas de lo cotidiano, principalmente animales.



Si ellos no inventaban, no hacían alegorías y no imaginaban cosas, entonces ¿qué son aquellas figuras humanoides con extraños cascos en la cabeza, tubos en la espalda, algunos midiendo hasta seis metros de altura, flotando en las curvas paredes de las cavernas?


En septiembre de 1976, un grupo de investigadores españoles hizo una difícil travesía del Sahara para documentar mejor las cavernas de Tassili. El equipo tuvo que enfrentar la mala voluntad de las autoridades argelianas (en pié de guerra con Marruecos), y casi se perdió en una tempestad de arena. Mas felizmente acabó realizando el mejor trabajo fotográfico de las cavernas.


Este equipo notó que podía establecer ligamentos entre las imágenes, como una historia en cuadritos. Y arriesgaron esta posible narración: seres extraterrenos posaban regularmente en el Tassili y establecían contactos con sus habitantes. En una de esas veces, ellos secuestraron varias mujeres de su tribu para el interior de la nave y partieron. Y las mujeres fueron devueltas con la semilla de la nueva raza.

martes, 20 de julio de 2010

La casa embrujada más famosa de Inglaterra


La mansión victoriana de Borley Hall, situada en Essex, es conocida como la casa embrujada mas famosa de Inglaterra debido a los sucesos que durante años ocurrieron en ella.

Parece ser que anteriormente a la mansión, un monasterio ocupó el lugar y en el un monje y una novicia fueron asesinados por intentar escapar para casarse. Él fue ahorcado y ella emparedada viva.

La casa fue construida en 1863 por Henry Bull, cuyo hijo era muy aficionado al espiritismo. La casa siempre fue el centro de todo tipo de historias paranormales: coches tenebrosos de caballos al galope, hombres sin cabeza, una monja paseando por el jardín...

En 1930 el Reverendo Lionel Foyster y su esposa Marianne se mudaron a la casa. Y fue entonces cuando los fantasmas se volvieron más violentos, especialmente con Marianne: fue lanzada de su cama por la noche, abofeteada por alguien invisible, los objetos volaban por la casa, los muebles se movían, se oían ruidos extraños y aparecían mensajes en las paredes.

En 1939 un misterioso incendio destruyó la rectoría y siguieron los rumores sobre el embrujo de la casa. La historia del fantasma de la monja toma credibilidad cuando en 1943 se encontraron los restos de una mujer en el sótano de la casa. Por aquel entonces, el invetigador Harry Price estudio la casa y explicó en dos libros los sucesos vividos allí. Price entrevistó a antiguos inquilinos, e incluso alquiló la mansión durante un año dando fe de los sucesos extraños y apariciones que ocurrían dentro de aquellas paredes.

Cuando en 1944 fue demolida Borley Hall los vecinos se quejaban todavía de sucesos raros. Todavía hoy si pasas por aquel lugar sientes escalofríos....

lunes, 19 de julio de 2010

El museo macabro de Bangkok ( Hospital Siriraj )


Un museo forense convertido en atracción macabra.

En el corazón de Bangkok, a orillas del río Chao Praya y muy cerca de algunos de los templos más bellos de Thailandia, existe un fascinante y siniestro lugar creado por el departamento de medicina forense del Hospital Siriraj , el hospital forense del mismo nombre.

Momias de asesinos ejecutados, fetos con malformaciones y órganos conservados en formol son algunas de las atracciones de este macabro museo tailandés.

Un número cada vez mayor de turistas se acercaba (antes de triste estado actual del país) con una mezcla de morbo y curiosidad al museo cuya entrada era poco más de 1 euro.

Aqui se pueden ver diversos miembros amputados, desde un brazo a un pie encangrenado o incluso una cabeza de una victima decapitada en accidente de automovil.




Concebido para la instrucción de jóvenes médicos, el museo está dividido en seis partes dedicadas a patologías, medicina forense, parasitología, anatomía, historia de la ciencia tailandesa y prehistoria.



Aparte de cuerpos de violadores, este museo de los horrores exhibe el vestido manchado de sangre de una víctima, llamada Nualchawee, así como el cuchillo con el que fue asesinada y su diario, escrito con letra redonda y cuidada.



Pero el plato fuerte es el cadáver momificado de cera de Si-Oui, un psicópata de origen chino que disfrutaba asesinando niños que luego se comía. Él se alimentaba de personas “porque amaba comer órganos de humanos, no porque tuviera hambre”, ilustra un texto explicativo.




“En mi vida he visto algo parecido”, explica Daniel Brown, un turista británico de unos 25 años. Mi novia me habló de este lugar y, después de varios días visitando templos, nos decidimos a venir”, prosigue el joven, quien admite que no es capaz de mantener la mirada ante algunos de los fetos y órganos expuestos, muchos con malformaciones.








Bueno, ya tenés un sitio más para visitar de este bello país cuando las cosas vuelvan a la normalidad en él. No todo iban a ser templos y mercados flotantes.

viernes, 16 de julio de 2010

Los cinco juegos más peligrosos difundidos a traves de Internet

Se trata de prácticas difundidas por foros, portales y videos, cuyos adeptos, principalmente muy jóvenes, pueden convertirse en víctimas.


Uno de los juegos, de acuerdo con la nómina publicada hoy por Diario Popular, es el “Eyeballing o “emborracharse por los ojos". El juego consiste en tomar alcohol, habitualmente vodka, a través de las cavidades oculares. Se explica que sobreviene un inmediato ardor a los ojos, que sigue a un estado de embriaguez, ya que el alcohol pasa directamente a la sangre por los vasos, sin paso previo por el sistema digestivo. La práctica puede causar úlceras y depresión del sistema nervioso central.

La Ruleta rusa en moto es una práctica peligrosa y consiste en pasar semásforos en rojo a toda velocidad en motos, en una de sus variantes. Los juegos a bordo de ese tipo de vehículo preocupan a las autoridades. Vivian Perrone, de Madres del Dolor, relató que una de los juegos consiste en “pasar finito” es decir a la mínima distancia de un objeto o una persona, siembre con el acelerador a fondo.

El tercero es “El Ahorcadito”, que causó lo muerte de varios adolescentes en Rosario de la Frontera, Salta. Consiste en autoprovocarse asfixias para alcanzar un esrtado de placer, con cinturones o corbatas anudadas al cuello. Se realizan hasta siete nudos.. En inglés se llama “shocking game”. Una variante peligrosa es practicarla con un amigo, que provoca un desmayo presionando el cuello con un brazo.

“Aspirar logos”consiste en aspirar el resultado de la trituración de los logos plásticos de las marcas de los automóviles, que supuestamente tendrían propiedades alucinógenas. En Córdoba alertan que la práctica ya abarca a adictos al paco, en el momento en el que se quedan sin dinero para adquirir el estupefaciente.

Por último, la “Jarra Atómica”, consiste en un trago compuesto por bebidas blancas, jugo de fruta y el medicamento para pacientes psiquiátricos clonazepán. El trago es ofrecido en “negocios virtuales” que se publicitan en Internet y pfrecen un servicio “delivery”, a razón de unos 150 pesos los tres litros. En Internet se realizan concursos para que los jóvenes se desafíen para ver quien es el que prepara la mezcla más potente.

jueves, 15 de julio de 2010

2.053 explosiones nucleares


Ese es el número de explosiones nucleares que los humanos hemos provocado desde 16 de julio de 1945 con Trinity hasta 1998 en diversos lugares del mundo.

Si la cifra por si misma ya parece alucinante, verlas representadas en el siguiente vídeo en el que cada segundo se corresponde con un mes, pone los pelos de punta:
Hay un relato breve de Isaac Asimov, más breve de hecho que esta anotación, en el que habla de la reacción de los alienígenas de una Federación Galáctica cuando descubren que la humanidad ha descubierto la energía termonuclear.

Según el relato tradicionalmente este ha sido el criterio utilizado para establecer que una civilización ha alcanzado el grado de madurez necesario para que pueda entrar a formar parte de la Federación, pero en cuanto caen en la cuenta de que en la Tierra las pruebas nucleares se realizan en el propio planeta su reacción es calificarnos precisamente de asnos estúpidos, lo que da título al relato.

Este es, obviamente, una crítica no muy velada a la situación que se vivía en los años posteriores a la segunda guerra mundial en los que los Estados Unidos y la Unión Soviética estaban inmersos en una carrera armamentística aparentemente sin final a la vista.

Afortunadamente, aparte de las dos bombas arrojadas por los Estados Unidos sobre Hiroshima y Nagasaki, todas las demás detonaciones nucleares han sido de prueba.

La mayoría de ellas fueron realizadas sobre la superficie, aunque unas cuantas fueron explosiones subterráneas y otras se llevaron a cabo a cierta altura en la atmósfera.

Pero aunque no fueron las primeras ni las últimas, durante la década de los 60 los Estados Unidos llevaron a cabo al menos cinco detonaciones nucleares fuera de la atmósfera dentro de la operación Fishbowl con el objetivo específico de ver si la radiación producida por la explosión podría dificultar ver lo que pudiera estar sucediendo allí arriba, como por ejemplo una oleada de misiles enemigos.

Además querían ver:

1-Si una explosión de ese tipo produciría daños en objetos cercanos.

2-Si los cinturones de Van Allen podrían desplazar los efectos de la explosión hacia un objetivo terrestre situado a cierta distancia como por ejemplo una ciudad o instalación militar enemiga.

3-Si la forma de los citados cinturones podría verse afectada por la explosión.

4-Y conviene no olvidar que los cinturones de Van Allen realizan el importante papel de protegernos de buena parte de las partículas que circulan por el espacio.


Tras algunos intentos fallidos la primera de estas pruebas tuvo lugar el 9 de julio de 1962 a una altura de 400 kilómetros, después de que un cohete Thor lanzara una cabeza nuclear W49 hasta los 1.100 kilómetros de altura.

Aquella explosión provocó un pulso electromagnético mucho más fuerte de lo previsto, hasta el punto de que gran parte de la instrumentación utilizada para medir los resultados de la prueba simplemente fue incapaz de hacerlo porque la energía liberada se salía de sus escalas.

Esta energía se pudo apreciar desde tierra en forma de un brillante destello y por sus efectos sobre diversos equipos e instalaciones, ya que fundió unas 300 farolas en Hawaii, a unos 1.500 kilómetros de distancia, hizo saltar numerosas alarmas, y dañó un enlace de microondas de una compañía de telecomunicaciones, dejando incomunicada a la isla de Kaua


También provocó auroras en la zona de la detonación y en su conjugada al sur del ecuador, aunque parte de ella formó unos cinturones artificiales de radiación alrededor de la Tierra que terminaron por destruir siete satélites artificiales, un tercio de los que en aquella época estaban en órbita.

Algunos estudios dicen que estos cinturones de radiación artificiales tardaron hasta cinco años en desaparecer del todo, y otros afirman que algunas de las partículas radiactivas terminaron por caer a la superficie del planeta, acumulándose en algunos organismos terrestres.

A pesar de todo esto los Estados Unidos hicieron otras cuatro pruebas similares, la última de ellas el 4 de noviembre de 1962, hasta quedar satisfechos con los datos recogidos, aunque aún estos días se han hecho públicas algunas imágenes mantenidas en secreto hasta ahora.

La operación Fishbowl fue la segunda en la que los EE.UU. llevaron a cabo explosiones nucleares fuera de la atmósfera, tras las las de la operación Argus de 1958 que incluyen probablemente la realizada a más altura, Argus III, producida a 539 kilómetros de altura.

La Unión Soviética también llevó a cabo un programa de pruebas similar conocido como el Proyecto K o la Operación K en el que hubo cuatro explosiones por encima de los 100 kilómetros de altura, donde tradicionalmente se considera que comienza el espacio.

Curiosamente, a pesar de ser explosiones de menor potencia que las de los proyectos estadounidenses, al haber tenido lugar sobre zonas pobladas los efectos de sus pulsos electromagnéticos fueron peores, causando daños en líneas y estaciones eléctricas y líneas telefónicas; tres de ellas causaron cinturones artificiales de radiación.

En 1963 la entrada en vigor del tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares puso fin a este tipo de pruebas, ya que a partir de entonces sólo se podían realizar bajo tierra.

A tenor de todo esto en la ecuación de Drake, concebida con el objeto de poder estimar la cantidad de civilizaciones existentes en la Vía Láctea capaces de emitir señales de radio detectables, el parámetro L, que mide el tiempo durante el que una civilización inteligente y con capacidad de comunicarse puede existir, y al que inicialmente Drake le dio una estimación de 10.000 años en 1961 parece muy optimista.


De hecho, un artículo de Michael Schermer en Scientific American rebajaba este parámetro drásticamente a los 420 años.

Y aún esta cifra podía haber sido optimista en nuestro caso si el 26 de septiembre de 1983 Stanislav Petrov, de guardia aquella noche en el sistema de alerta temprana de la URSS, no hubiera reaccionado con una increíble sangre fría al saltar las alarmas de este a causa de un supuesto lanzamiento de un ataque por parte de los Estados Unidos.

Petrov estimó que un ataque de este tipo nunca sería realizado con un sólo misil, aunque luego el sistema llegó a informar de otros cuatro supuestos lanzamientos, con lo que decidió desestimar las alarmas, suponiendo, correctamente, que era un error, y salvando probablemente nuestra civilización de la destrucción.

Y es que como dice la canción de Sting de 1985 titulada precisamente Russians, lo que nos puede salvar a todos es que los rusos también quieran a sus hijos.

Afortunadamente, parece que el clima político actual y la situación internacional han hecho que en los últimos años podamos ser un poco más optimistas respecto a nuestra L, aunque las grandes potencias siguen poseyendo unos arsenales nucleares capaces de acabar con todos nosotros. Varias veces...

miércoles, 14 de julio de 2010

Misterio bajo el agua (OSNIS)

La tarde del 30 de julio de 1967 el oficial Jorge Montoya, a bordo del buque Naviero, se encontraba de servicio, cuando el barco argentino estaba justo navegando por el Atlántico Sur, a 190 kilómetros de la costa brasileña. Los oficiales fuera de servicio y la tripulación estaban cenando abajo, y la normalidad era total. Al echar una mirada al mar por el lado de estribor Montoya sufrió un sobresalto al ver a una extraña nave con forma de puro deslizarse silenciosamente por el agua a unos 15 m de distancia. Se quedó pasmado durante unos instantes y después alertó al capitán por el intercomunicador. Cuando el capitán Julián Ardanza llegó a la cubierta, la misteriosa nave seguía moviéndose paralelamente al barco. Los dos hombres la estuvieron estudiando por espacio de 15 minutos, durante los cuales el objeto se mantuvo en la misma posición. La misteriosa embarcación brillaba con luz blanco-azulada brillante y no dejaba ninguna estela. Estimaron que su longitud oscilaba entre los 32 y los 34 m.

Después, sin previo aviso, la embarcación no identificada giró en dirección al buque mercante y, produciendo un resplandor brillante al acelerar, se sumergió por debajo del buque para desaparecer rápidamente en las profundidades del océano. Los oficiales y la tripulación del Naviero acababan de ver uno de los enigmáticos objetos submarinos no identificados (OSNIS). En una entrevista que la prensa le hizo posteriormente, el capitán dijo que desde luego no se trataba de un submarino convencional ni de una ballena, y que en veinte años de servicio no había visto nunca cosa igual.

El número de visiones de OVNIS registradas desde finales de los años 40 se acerca a las decenas de miles, y los relatos que se han ido recopilando sugieren que por las aguas de nuestro planeta circulan tantos OSNIS como OVNIS hay en los cielos. Más de un 70 % de la superficie de la Tierra está cubierta de agua. La profundidad media de los mares y océanos es de tres kilómetros, y el hombre apenas ha comenzado a explorar las vastas zonas que se encuentran debajo de la superficie. Estas zonas podrían ser lugares ideales para que seres tecnológicamente más avanzados realizaran sus actividades sin que los hombres pudieran advertirlo.

Del mismo modo que la diligencia de algunos investigadores ha llevado a descubrir relatos de OVNIS anteriores a la visión de 1947 -que muchos creyeron la primera-, también se han encontrado relatos acerca de OSNIS que datan del siglo pasado. La noche del 24 de febrero de 1885, en el Pacífico Norte, la tripulación del buque Innerwich vio cómo un enorme objeto que emitía una brillante luz roja desaparecía en el mar, levantando grandes cantidades de agua al sumergirse bajo las olas. El 12 de noviembre de 1887, cerca de Cape Race (Terranova), el capitán Moore, del buque británico Siberian, contempló durante cinco minutos cómo "una gran bola de fuego" se alzaba desde el océano hasta una altura de 15 m. Antes de partir se movió hacia su barco y en dirección contraria a la del viento. Este y otros muchos relatos sugieren que los OSNIS pueden a veces convertirse en OVNIS, y viceversa.

Uno de los casos más dramáticos registrados en los anales de los OVNIS es el que ocurrió la noche del 26 de julio de 1980. El remolcador Caioba-Seahorse efectuaba una travesía regular cuando, a 95 km de la costa brasileña, cerca de Natal, el contramaestre vio de repente un objeto gris de diez metros de diámetro que flotaba sobre la superficie. Al mismo tiempo podía verse sobre el mar una luz brillante que avanzaba rápidamente en dirección hacia ellos. El contramaestre viró rápidamente para evitar el choque con el objeto flotante, que encendió entonces luces de varios colores (amarillo, rojo, verde y azul). en aquel momento la luz brillante ya les había alcanzado, y podía distinguirse un cuerpo resplandeciente de forma ovalada que se mantenía suspendido silenciosamente a unos 60 m por encima del OSNI flotante. Los motores del remolcador se habían parado, y la tripulación contempló, con miedo y fascinación, cómo el OVNI se posaba lentamente sobre el OSNI. Tuvo lugar una conexión, las luces del OSNI se apagaron, y los dos cuerpos se elevaron juntos. Después de permanecer unos minutos flotando en el aire en aquella área, el OVNI, junto con su carga, se alejó rápidamente en dirección al mar. Naturalmente, este acontecimiento impulsó a las autoridades navales a llevar a cabo una investigación de alto nivel, y desencadenó entre los ufólogos civiles brasileños innumerables especulaciones. ¿Fue la tripulación del remolcador testigo de una operación de rescate de un OVNI por parte de otro? ¿O se trataba más bien de una operación rutinaria de recogida, realizada en un lugar convenido? No se pudo llegar a ninguna conclusión; y lo que las autoridades navales eventualmente pudieron descubrir, lo guardaron en secreto.

Un resplandor verde
También han sido vistos OSNIS frente a la costa de Norteamérica. Uno de los testigos fue Wesley Gruman, de diecinueve años, que la noche del 27 de marzo de 1979 se dirigía hacia Oak Bluff (Massachusetts). Al observar un resplandor verde por encima de unas dunas de arena, en cuanto pudo miró en dirección al mar. A unos 60 m de la orilla flotaba sobre el agua un cilindro luminoso de unos nueve metros de longitud. Cuando el OSNI, silenciosamente, se elevó, Gruman paró el coche y bajó para observar cómo ascendía. Quiso ir a buscar una linterna bastante potente que llevaba en el coche, pero se encontró con que sólo podía mover la cabeza. Esta parálisis duró hasta que el OSNI se hubo alejado lo suficiente como para quedar fuera del alcance de la vista. Gruman cuenta también que se produjeron otros dos extraños fenómenos: por una parte, la radio de frecuencia modulada de su coche emitió un zumbido de baja frecuencia mientras duró la visión; el otro fenómeno fue el extraño comportamiento de su reloj de pulsera. El calendario del reloj, que funcionaba con cuerda normal, iba tres días adelantado, pero al día siguiente de la experiencia señalaba la fecha correcta, y lo sigue haciendo desde entonces.

En Newport (Rhode Island). John Gallagher observó a la luz del día un objeto no identificado que era levantado o impulsado desde el mar. En abril de 1961 se hallaba trabajando en una casa junto al mar y vio una esfera roja balanceándose sobre las olas. Intrigado, subió al segundo piso para tener mejor visibilidad, y pudo distinguir entonces que la esfera se encontraba a unos 180 m de la orilla y era arrastrada mar adentro. De repente se elevó hasta un altura de unos 18 m, se detuvo, y acto seguido, acelerando hasta alcanzar unos 160 km/h, voló en dirección a alta mar. Gallagher estaba seguro de no haber visto un globo de aire, ya que sus movimientos y velocidad no eran los de un objeto movido por el viento, sino los de un objeto bajo control inteligente.

Los objetos submarinos no identificados también extienden sus actividades a las aguas interiores. Hay relatos acerca de OSNIS en lagos, ríos, puertos, ensenadas y fiordos. En noviembre de 1980, en el río brasileño Araguari, más de setenta personas que esperaban un transbordador vieron cómo un sólido objeto de cinco metros de diámetro surgía de debajo del agua. Por espacio de unos cuatro minutos estuvo flotando en el aire a una altura de unos 200 metros, y después, lentamente, se movió en dirección al mar. Por unos momentos voló a menos de 30 m de la orilla.




El lago Siljan, en 1976 un Osni se precipitó al lago durante un frío invierno y abrió un canal en el hielo que no ha podido ser explicado hasta el momento.


El hombre que vio un "típico platillo volante" elevarse del río Thompson. cerca de Kamloops (Columbia Británica, Canadá), desea permanecer en el anonimato, pero se trata de una persona de confianza, según afirma el doctor J. Allen Hynek, ufólogo mundialmente conocido. En la soleada tarde del 16 de mayo de 1981, el testigo estaba pescando tranquilamente cuando, con un ruido "como el de agua vertida sobre una sartén caliente", la extraña nave emergió del agua helada a unos 90 m de la orilla. Entonces, acelerando, subió bruscamente por encima de su cabeza y se alejó en un abrir y cerrar de ojos. Al alejarse produjo un sonido como de chapoteo cuando unas bolitas de algo procedente del objeto cayeron en forma de lluvia alrededor del pescador. Este recogió parte de este material, que fue analizado por el Centro de Estudios de OVNIS de Illinois (Estados Unidos). A finales de 1981 aún no se habían hecho públicos los resultados.

El conductor y los pasajeros de un autobús de Londres tuvieron un asiento de primera fila para presenciar cómo un OSNI plateado y en forma de puro se sumergía en el río Lea, después de haber cortado unos cables telefónicos y de haber dejado una marca en el margen de cemento del río. Bob Fall conducía su autobús número 123 en dirección a Tottenham, el 13 de abril de 1964. cuando el OSNI voló atravesando la carretera delante del vehículo y aterrizó en el río. Se hizo dragar el río, que tenía unos dos metros de profundidad, pero no se encontró nada. La policía sugirió que tal vez los testigos habían visto una bandada de patos, lo cual no explica los cables rotos ni las señales en el cemento.

Otro caso "imposible" de visión de OSNI fue el que tuvo lugar en el río San Lorenzo, cerca de Quebec (Canadá), en marzo de 1965. El capitán Claude Laurin y su copiloto, de la línea Quebecair, pudieron ver por espacio de cuatro o cinco minutos a un "submarino" situado debajo de la superficie. a más de 300 km del mar abierto, posición extremadamente peligrosa para un submarino normal. El 23 de mayo de 1969 tres testigos oculares vieron cómo "un objeto redondo, resplandeciente y que emitía destellos de luces rojas" se sumergía en el San Lorenzo. La investigación policial lleva da a cabo "no descubrió nada".

El siguiente relato constituye una prueba bastante fehaciente de la posibilidad de que algunos OVNIS, después de un vuelo supersónico a través de la atmósfera, necesiten enfriar sus estructuras sobrecalentadas. En verano de 1967, un grupo de boyscouts estaba acampado en la orilla de un plácido lago a 32 km de St. John (Nueva Brunswick. Canadá). Los muchachos estaban durmiendo, y el jefe del grupo y su ayudante habían bajado hasta el lago para ir a buscar agua. De la oscuridad surgió un OVNI en forma de dos platillos -colocados uno frente al otro- con destellos rojos, naranjas, verdes y azules a su alrededor. Al entrar en contacto con el agua y sumergirse se produjo un chirrido, semejante al sonido que oyó el hombre que vio elevarse un OVNI del río Kamloops en 1981. El lago, de aguas claras y frías, se alimentaba de las nieves de las montañas; no obstante, cuando a la mañana siguiente volvieron los dos hombres, el agua estaba bastante turbia y tibia.

Otra extraña experiencia fue la vivida por el matrimonio Bordes, que, la noche del 16 de septiembre de 1955, se hallaban pescando en el embalse de Titicus, en el estado de Nueva York. A la 1.30 de la madrugada aún no habían tenido suerte. Entonces fue cuando la señora Bordes vio una esfera luminosa rosa que se elevaba del agua para volverse a sumergir. Al cabo de un rato, cuando estaban de vuelta hacia la orilla, ambos vieron fuera del agua una forma oscura. Tenía dos bandas horizontales de luz blanca en la base y una luz rotatoria de color amarillo encima. El señor Bordes, más curioso que asustado, remó en dirección a las luces y éstas retrocedieron a mayor velocidad. Después se movieron en dirección hacia él y entonces el señor Bordes, a su vez, retrocedió. A su mujer el asunto no le hacía ninguna gracia, de modo que remaron un kilómetro y medio en dirección al embarcadero, con las luces siguiendoles a cierta distancia. Cuando llegaron al coche y se pusieron en marcha aún podían verse las luces en el embalse. Al parecer, los OSNIS y OVNIS están particularmente interesados por los embalses. Las especulaciones de los investigadores van desde la posibilidad de que estén controlando los niveles de contaminación, hasta la creencia de que están "drogando" el agua potable.

Los poderes de estas enigmáticas máquinas, si es que de máquinas se trata, parecen ser inmensos, según nos indican los siguientes relatos de acontecimientos ocurridos en las heladas aguas de Suecia. El 30 de abril de 1966, entre las 17.15 y las 17.30, tres testigos vieron cómo un objeto gris oscuro de 9 m de longitud avanzaba por el lago Siljan (en el centro de Suecia) abriendo en la capa de hielo un canal de un palmo de espesor. El canal abierto tenía una anchura de tres metros o tres metros y medio, y una longitud de más de 800 m. Mientras el OSNI se precipitaba en el hielo a una velocidad de 95 km/h iba despidiendo por ambos lados bloques de hielo y agua en forma de cascada. Ocho años antes, el 5 de abril de 1968, el Times había dado la noticia de que "un objeto increíblemente poderoso ha practicado un enorme agujero en la capa de hielo de un lago de la parte central de Suecia; los científicos y expertos militares no saben a ciencia cierta de qué se trata". Dos personas residentes allí habían localizado el agujero cerca de Malung: tenía un área de 585 m. Al frente de la investigación se encontraba el coronel Curt Hermansson, quien afirmó que el impacto de una aeronave estaba fuera de cuestión, ya que no había ninguna señal alrededor del agujero. El hecho de que el hielo, como de un metro de espesor, hubiera sido levantado por debajo, parecía indicar -en vista de la actividad de OSNIS registrada hasta la fecha- que algo "increíblemente poderoso" había salido de debajo de la capa de hielo. Pero, ¿quién puede afirmarlo con certeza? Los submarinistas que exploraron los fondos embarrados del lago no encontraron nada que explicara el misterio. Unos días más tarde se descubrió otro gran agujero en la capa de hielo de un lago situado en las cercanías de Serna.

Las autoridades supusieron que los agujeros habían sido originados por la caída de algún objeto al agua. Hacia años que los escandinavos se veían importunados por objetos que caían del cielo. Muchos de estos sucesos ocurrieron en 1946. y al principio la prensa supuso que se trataba de meteoritos; sin embargo, al aumentar el número de relatos en torno a proyectiles plateados en forma de torpedo y que emitían trazas de humo -muchas veces más de un relato al día- se les denominó "cohetes fantasma". La primera suposición fue que se trataba de cohetes alemanes V2, capturados y puestos a prueba por los soviéticos; no obstante, los hechos no confirmaban estas suposiciones. A pesar de que el complejo de fabricación de cohetes que los alemanes tenían en Peenemünde había sido ocupado por los rusos en mayo de 1945, los científicos alemanes ya se habían rendido a las fuerzas norteamericanas, dejando las instalaciones de pruebas completamente destruidas. No era posible que los científicos rusos hubieran empezado a montar y disparar V1 o V2 en tan poco tiempo, y mucho menos desarrollar y construir cientos de cohetes nuevos con unas características de vuelo bastante distintas a las del V2.

Un típico caso de "cohete fantasma" fue el presenciado el 19 de julio de 1946 por una familia que aseguró haber oído un ruido como "el de un fuerte viento" y visto dos cohetes de dos metros de longitud y unas alas cortas, como de un metro, situadas en la mitad inferior de la máquina, que pasaban sobre sus cabezas y se sumergían en el lago Mjosa, a 96 km al norte de Oslo (Noruega). en el fondo del lago podía verse un cráter, pero en las operaciones de dragado ordenadas por las autoridades militares no se halló nada. Los cohetes fantasma eran detectados por radar cuando efectuaban cambios bruscos de dirección, pero raramente chocaban Y, cuando lo hacían, siempre era contra las aguas de un lago. No obstante, nunca se encontraron restos, a pesar de las intensas búsquedas llevadas a cabo por el ejército.

martes, 13 de julio de 2010

Misterio de las Piramides Egipcias

La teoría extraterrestre es la que más seguidores tiene y la que se basa en teorías más lógicas o prácticas, un fragmento cilíndrico de madera que se demostró científicamente que pertenecía a un bloque de granito que se encuentra en la entrada y sirvió como sistema de cierre fue encontrado en uno de los pasadizos de la pirámide, tras ser sometido a la prueba del Carbono 14 se descubrió que el fragmento pertenecía al año 2016 después de Cristo... ¿Quiere decir eso que viene del futuro? El propio sistema de cierre de la entrada ha sido analizado y parece que los agujeros para introducir los cilindros de madera han sido hechos con extrañas brocas que deberían tener un nivel de Dureza 500, el material más duro conocido es la vidia, o diamante sintético, y su nivel de dureza es 11. Una tribu situada al nacimiento del Nilo, y anclada en la prehistoria llamada Dogones afirma que hace diez mil años, una extraña "arca" de luz vino del cielo. De ella salieron unos seres mitad pez, mitad hombre llamados "instructores" y decían venir de una estrella llamada Potoolo ( Sirio B). Contaban que en ese sistema estelar, había una estrella de gran magnitud llamada Digitaria ( Sirio A ) y que Potoolo rotaba al rededor de Digitaria en un tiempo de 50 años. También decían que una simple cucharada de la estrella Potoolo, pesaba más que todo nuestro planeta.


Según las comprobaciones científicas que se hicieron al respecto, los Dogones, conocían exactamente el sistema estelar binario de Sirio, cuando este se descubrió por primera vez en el año 1824 y se pudo observar en 1864 con un telescopio. Por otro lado, en 1972, se comprobó que en efecto, la estrella Sirio B, tiene un periodo de 50 años alrededor de Sirio A. Y para mayor asombro, hace tan solo cinco años, se pudo analizar mediante un sistema espectral, la densidad que tendría la estrella Sirio B, dando casualmente una "dureza 500". Por otro lado, en los años cincuenta se descifraron tablillas de arcilla descubiertas en la ciudad Sumeria de Niniveh (hacia el 2550 a J. C.); hablan de las pirámides como contrucciones 6.000 años más antiguas que los Egipcios. Según ellos eran balizas para lo que hoy llamaríamos ovnis. Estos textos vienen avalados al hablar también de la Tierra como del séptimo planeta, contando hacia el Sol, lo que tiene su mérito si tenemos en cuenta que Urano se descubrió en 1781, Neptuno en 1846 y Plutón en 1930.

En 1994, un ingeniero angloegipcio, Robert Bauval, propuso una idea genial. Se dio cuenta que las tres grandes pirámides de la meseta de Giza estaban distribuidas sobre el desierto de manera idéntica a como estaban las tres estrellas del "cinturón" de la constelación de Orión.
Estudiando los llamados Textos de las pirámides, Bauval descubrió, además, que para los antiguos egipcios Orión era el equivalente celestial del dios Osiris, y su "cinturón" era lo que los egipcios llamaban el Duat, una especie de "puerta" por la que el alma del faraón debía pasar para llegar al Amenti, al más allá. ¿Era tan ilógico creer que quien levantó las pirámides lo hizo pensando en construir sobre la tierra una réplica gigante de la "puerta" al más allá para el faraón?
Los últimos estudios demuestran que, en efecto, las pirámides eran una especie de "máquinas astronómicas", lo que convierte el enigma en más irritante si cabe. ¿De dónde obtuvieron los egipcios esa precisión astronómica? ¿Y matemática? No olvidemos descubrimientos como el que hizo en el siglo pasado John Taylor, al demostrar que el perímetro de la pirámide dividido entre el doble de su altura equivale a 3,1416... el número pi. Pero, según nos enseñaron en el colegio, pi lo descubrieron los griegos siglos más tarde.


El último enigma de la Gran Pirámide saltó en 1993 cuando un pequeño robot diseñado para explorar un angosto pasadizo de 20 x 20 cms. que atraviesa todo el monumento desde la llamada "cámara de la reina", descubrió algo sorprendente. Una puerta con sendos pomos de cobre derretidos por el tiempo parecía impedir el paso a una cámara secreta. De confirmarse las sospechas, y dado que 60 metros de galería minúscula separan esa cámara de la "de la reina", esa habitación sería el único recinto intacto que podría existir en la pirámide. Qué contiene, para qué se diseñó y cuándo se abrirá esa portezuela es algo que decidirán un día de estos las autoridades egipcias.

lunes, 12 de julio de 2010

Panteon Chase, ataudes que se mueven solos


En la Isla de Barbados, perteneciente a las Antillas menores existe una leyenda que hoy día no ha podido ser resuelta. En el cementerio Christ Chursh se sucedió un hecho aterrador y escalofriante que conmocionó a toda la localidad. Una cripta, ahora abandonada y a la cual nadie se anima a entrar es la protagonista de la historia que hoy les contaré.

La tumba tiene origen en el año 1742 y perteneció a la familia Walrond pero que no llegaron nunca a utilizar y lo vendieron a una familia amiga, los Elliot. El 31 de julio de 1807 Thomasina Goddard, pariente de los dueños del mausoleo fue enterrada allí en simple cajón de madera que colocaron en los anaqueles superiores de la cripta. Al poco tiempo de ello el panteón fue vendido a la familia Chase, gente muy violenta y agresiva que se había vuelto involucrada en hechos delictivos.

Al año siguiente del primer entierro, la cripta tuvo otro integrante más, se trataba de Mary Ann Chase que con tan solo 2 años de edad había encontrado la muerte en manos de su propio padre, Coronel Thomas Chase. El cuerpo de la pequeña fue inhumado en un pesado y solido ataúd de plomo. Tiempo más tarde, concretamente 4 años después, el mausoleo fue reabierto para enterrar al hermano de la niña, Dorcas Chase quien supuestamente se había dejado morir encerrado en su propio cuarto.

El joven estaba sepultado en otro ataúd de plomo y era trasladado por esclavos que mientras descendían por la escalera que conducía al interior de la cripta descubrieron con horror como el cajón de la joven Mary Ann había sido corrido hacia el otro extremo del cuarto y estaba cabeza abajo. Los hombres huyeron despavoridos del lugar aseverando que el hecho era obra de espíritus malignos.

El coronel Chase obligó a otros subordinados que acomodaran el ataúd descolocado y ubicaran el nuevo en el sitio que le correspondía mientras acusaba a bandidos esclavos por lo acontecido.

Al mes siguiente de la muerte de su hijo, el mismo coronel se quitaba la vida y era sepultado junto a su familia en el panteón, para suerte de los sepultureros el acontecimiento inexplicable del movimiento de ataúdes no se había repetido, por lo cual cerraron sin problemas la puerta de hierro del mausoleo.

En 1816 pierde la vida el tercer hijo de la familia Chase, Samuel Brewster Ames Chase y al momento de su entierro se produjo un macabro hallazgo, los ataúdes que pesaban más de 200 kilos pertenecientes a Mary Ann, Dorcas y el coronel estaban cabeza abajo apoyados contra el muro opuesto de la sala.

Los extraños acontecimientos fueron informados al gobernador de la isla Lord Combermere el que al comprobar con sus propios ojos lo acontecido ordenó que se cubriera el piso del panteón con arena fina con el fin de que quien entrase para cometer su fechoría dejara marcadas las huellas a la vez dejó esparcidos por el lugar varios objetos de gran valor. Hizo cambiar además a vieja cerradura e indicó que sellaran la puerta de hierro con yeso y piedras. El gobernador plasmó su anillo en el cemento fresco a modo de sello de seguridad.

La historia de los ataúdes movedizos fue pasando de boca en boca hasta que se conoció dentro y fuera de la isla, dando lugar a comentarios sobre supuestos hechos extraños en las proximidades del panteón Chase.

Una mujer comentó que escuchó un sonido muy fuerte y gemidos de dolor provenientes de la tumba y a instante su caballo enloqueció de terror, otro suceso cuenta que ese mismo día un grupo de equinos atados en las proximidades de la zona enloquecieron de miedo y corrieron hacia al mar donde se ahogaron.
En 1820 deciden abrir nuevamente el sitio y el gobernador de la isla acompañado de su secretario, Nathan Lucas y el reverendo Thomas Orderson entre otros presentes decidieron estar presentes.

La parte exterior del mausoleo estaba tal cual la habían dejado, sin señales de forcejeo ni alteración alguna en el sello del anillo, pero al derrumbar el cemento exterior descubrieron que había un féretro roto y que un hueso se asomaba por la rajadura, era el de Dorcas Chase. El de Mary Ann estaba apoyado cabeza abajo en el muro opuesto a la puerta, los 2 restantes desordenados por el suelo y como siempre el de madera permanecía en su sitio.

Por otro lado la arena estaba intacta y los objetos de valor estaban donde se los había dejado, nada parecía aseverar que la cripta se habría inundado o movido por un temblor ni que persona alguna pudiese haber entrado y además movilizado los pesados ataúdes. El secretario del gobernador tomó nota de la posición que tenían los féretros al momento de abrir el lugar.

La historia causó gran revuelo y se desparramó con la velocidad de un chisme llegando a oídos de Arthur Conan Doyle quien afirmó que los sucesos se debían a fuerzas sobrenaturales pero esto no pudo confirmarse ni siquiera por expertos en lo paranormal.

A causa de lo inexplicable de los hechos el gobernador hizo que el mausoleo se vaciara y trasladaran los cuerpos a otro nicho. Actualmente el panteón se encuentra abierto al público y puede acceder todo curioso que desee ver e sitio donde acontecieron los extraños sucesos siglos atrás.

¿Te animarías a entrar?

viernes, 9 de julio de 2010

Las coincidencias entre el Titanic y el libro "Futilidad"

Es conocida la tragedia del Titanic, impresionante barco de pasajeros que se hundió en su viaje inaugural luego de chocar con un iceberg, el 14 de abril de 1912. Pero 14 años antes, el novelista Morgan Robertson tuvo una terrible pesadilla que consistía en un inmenso barco, considerado indestructible, que se hundió en su viaje inaugural causando una gran tragedia. Robertson consideró este sueño tan real, que decidió plasmarla en una obra intitulada "Futilidad". El libro se publicó ese mismo año (1898), y las coincidencias con el naufragio del Titanic son increíbles:

El nombre del barco de la obra se llamaba Titán.

El apellido del capitán de la nave en la novela y la realidad era el mismo: Smith.

En el libro y en la realidad, el barco era considerado insumergible.

En el libro y en la realidad, el barco era el más lujoso de su tiempo.

En el libro, la eslora del Titán era de 243 metros. El Titanic tenía una eslora de 268 metros.

En el libro, el Titán pesaba 75000 toneladas. El Titanic pesaba 66000.

El Titán y el Titanic tenían tres enormes hélices de propulsión.

En el libro, el Titán llevaba 24 botes salvavidas. El Titanic tenía 20.

En el libro, el Titán iba una velocidad de 25 nudos cuando chocó con el iceberg. El Titanic iba a una velocidad de 23 nudos.


El barco de la novela se hundía un día de abril en su viaje inaugural, horas después de chocar con un iceberg en el cuarto día de viaje.

En el libro y en la realidad, mucha gente murió debido a la insuficiente cantidad de botes salvavidas.

jueves, 8 de julio de 2010

La maldición de Tutankamón


Uno de los enigmas más famosos de la historia es la del faraón Tutankamón, del cual aquel que osara profanar su tumba moriría rápida y misteriosamente.

En 1905, Howard Carter, un egiptólogo inglés, fue patrocinado por el Lord Carnarvon para explorar los restos aún no saqueados que todavía conservaba el Antiguo Egipto. No fue hasta 17 años después en que él y su equipo lograron lo que es hasta ahora el descubrimiento arqueológico más impresionante de todos los tiempos: la tumba de Tutankamón.

Los restos de 3300 años de antigüedad, estaban prácticamente intactos y rebosantes de riquezas. Es aquí donde comienza el gran misterio: sólo meses después murió por una inusitada picadura de mosquito Lord Carnarvon (patrocinador del proyecto), mientras que en el lapso de los siguientes 8 años, los colaboradores de Carter fallecían cada uno de forma más misteriosa que el anterior.

Resulta paradójico saber que Carter murió en 1939 de causas naturales, el único que se salvó de la maldición siendo éste el principal responsable del descubrimiento de la tumba. Todas las interpretaciones lógicas y científicas no sirvieron de nada logrando que esta "maldición" sea parte de la cultura popular.

miércoles, 7 de julio de 2010

El caso Roswell



El 3 de julio de 1947 se produjo en el estado de Nuevo México (Estados Unidos) uno de los hechos más misteriosos del siglo XX. En las inmediaciones de Roswell, en Corona, un objeto no identificado se estrelló entre los árboles ante la mirada de cientos de testigos.

Militares de la base de Roswell rodearon el área y la aislaron. El Coronel William Blanchard confirmaría la existencia de un platillo volador, iniciando así la polémica entre los testigos y el ejército que posteriormente desestimó el primer reporte, dando a entender que se trataba de un globo aerostático.

Los habitantes de Roswell no creyeron este informe y lo hicieron público. Incluso surgieron testimonios de personas que no sólo vieron a la nave caer, sino también de camiones que remolcaba dicho aparato hacia un lugar desconocido. Estas afirmaciones confirmaron los avistamientos reportados días antes del incidente en Roswell, cuando el piloto civil Kenneth Arnold y parte de la tripulación de un vuelo de United Airlines avistaron también platillos voladores. El primero lo hizo en las cercanías del Monte Rainier, en la misma capital de Estados Unidos.

Desde entonces un sinfín de personas vieron ovnis, muchos de ellos fueron fraudes comprobados. Sin embargo el caso Roswell fue el incidente más creíble de todos por la cantidad de testigos, pero el aura de misterio por la escasa información y la excesiva especulación al parecer hará de este, un caso sin solución.