sábado, 25 de octubre de 2008

Niños en la guerra

Atrapados en el infierno de los conflictos armados, miles de niños se ven obligados a ser testigos de las atrocidades cometidas contra sus padres, o son ellos mismos tomados prisioneros, separados de sus familias, reclutados como soldados o muertos.

Solo por permitir esto, el ser humano merece desaparecer.





















1 comentario:

Nico dijo...

Hay otros motivos que supongo que compensaran este hecho para decir que el homnre no merece la desaparición. Digo yo. Habrá ejemplos de todo lo contrario.