martes, 19 de enero de 2010

La mancha voraz

Nadie sabe qué es, ni de dónde viene. Hace algunos años esto fue más que suficiente para crear algunas de las clásicas películas de horror y ciencia ficción que hemos visto. Pero esta vez no se trata de algo sacado del cine, sino que existe en verdad. Una extraña sustancia ha aparecido en las costas del norte de Alaska. Esta sustancia, que se traslada flotando en el agua, ha formado varias manchas que en algunos casos posee un tamaño superior a los diecinueve kilómetros. Por el momento, lo único que se sabe es que no es algo hecho por el hombre, y que es algo negro y con apariencia de ser... pegajoso



Las historias de horror que tenían como principal antagonista a una masa sin forma que devoraba gente hasta los huesos han sido varias, al igual que los filmes en los que se ven las implacables acciones asesinas de seres provenientes de un lugar desconocido. Sin embargo, la sustancia que ha aparecido en Alaska no ha eliminado a nadie todavía, pero mantiene en vilo a especialistas, guardacostas, y a todos los interesados en este extraño fenómeno. Según los testigos parece algo vivo, y su apariencia biológica parece defender en parte esta teoría. Las imágenes que se han tomado de la sustancia muestran un color oscuro y una consistencia viscosa, con un olor que aquellos cercanos a la sustancia no han sabido precisar.


Los reportes preliminares ubican al primer avistamiento de la sustancia aproximadamente una semana atrás. Se han visto restos de medusas atrapadas entre la misma, y hasta algunos huesos y plumas pertenecientes a una gaviota. Todavía no se conocen noticias de que haya llegado a la costa, y aunque no es del todo uniforme, se han visto manchas con extensiones realmente grandes, alcanzando en algunos casos los diecinueve kilómetros. Los habitantes de la zona y los guardacostas afirman que nunca habían visto algo como esto, lo que aumenta aún más el misterio detrás de la curiosa sustancia.

Algunos expertos han especulado que se trata de una formación de algas excesivamente grande, pero los análisis que identifiquen a esta sustancia demorarán aproximadamente una semana. Tal vez se trate de una sustancia biológica, pero si esto resulta ser cierto, el siguiente paso será comprobar si semejante acumulación es producto de un fenómeno natural de la zona, o si la mano del hombre está detrás de ello. De todas formas, es impresionante. Cuando lo leí por primera vez se me cruzó "It Came From Outer Space" con "The Thing" de John Carpenter y una historia de "Creepshow 2" en la que unos jóvenes van a nadar a un lago cerrado y terminan siendo devorados por una mancha viscosa. Esperemos que esta sustancia de Alaska no se vuelva mala de repente...